Menu

Colores del oro, ¿cómo se obtienen?

Colores del oro, ¿cómo se obtienen?

Colores del oro

¿Alguna vez te has preguntado cómo se hace el oro amarillo, el blanco y el rosa? ¿Sabes que también existen otros colores como verde, gris, rojo, azul y hasta negro? En esta ocasión vas a aprender cómo se consigue cada uno de ellos. ¡Sigue leyendo!

Antes de abordar lo relativo al color, es necesario que hablemos de la pureza del oro. Ésta se determina a través de los quilates que son una medida de porcentaje, no de peso. Cuando el oro es puro, es decir, no está mezclado con ningún otro metal, se dice que tiene 24 quilates.

Sin embargo, no existen joyas de 24 quilates sencillamente porque el oro puro es demasiado blando y poco adecuado para elaborar accesorios o utensilios ya sea ornamentales o para su uso en la industria tecnológica o médica.

Para que el oro adquiera mayor dureza y sea posible elaborar joyas es necesario alearlo (fundirlo y mezclarlo) con otros metales. Y ya entrando en el tema del color, es durante este proceso cuando se le puede dar el tono deseado.

Los metales con los que el oro generalmente se alea son el cobre, la plata, el paladio, el hierro y el níquel, y dependiendo de su combinación y de la cantidad que se agregue en de cada uno de ellos se obtendrán los diversos colores.

 

Oro amarillo

Es el color más clásico y el que ha fascinado por siglos tanto a reyes y soberanos como a gente común y corriente.

Para obtener un oro adecuado, con la dureza suficiente para elaborar joyas, se debe mezclar oro puro con plata y cobre.

Por su gran belleza es ideal para elaborar joyería fina entre la que destacan los anillos de compromiso en combinación con diamantes y las argollas de matrimonio ya sea en un terminado liso y sencillo o con detalles, grabados o pulidos especiales; pero también es favorito en joyas como collares, pulseras, aretes, dijes y anillos de moda.

Entre sus atributos se encuentra el que, con los cuidados adecuados, el oro puede durar muchos años y conservar su belleza prácticamente intacta.

Anillo compromiso oro amarillo Argolla oro amarillo

Oro blanco

El color de este oro es posible obtenerlo mezclando oro puro con plata, paladio o níquel. El arte está en saber las cantidades adecuadas para que el oro adquiera el tono deseado. En la actualidad, a las piezas de oro blanco se les da un baño de rodio para proporcionales un brillo excepcional.

Este color cada vez adquiere mayor popularidad en joyería ya que ofrece un aspecto limpio, elegante, sobrio y de buen gusto. Se suele usar solo o en combinación con piedras preciosas como el diamante, con lo que se logra un efecto cautivador ya que los destellos de la gema se ven magnificados al reflejarse en la superficie del oro. Por ello, cada vez más parejas lo eligen en anillos de compromiso y argollas de matrimonio.

Por otro lado, tiene la ventaja de su gran versatilidad ya que es posible combinarlo con cualquier color y outfits de diversos estilos.

Anillo de compromiso oro blanco Argolla de compromiso oro blanco

Oro rosa

Para obtener este color se mezcla oro puro de 24 quilates con plata y cobre que es el que aporta su color característico. La norma indica que para una pieza de 18 quilates el resultado debe contener siempre 75 gramos de oro puro y el restante estar repartido en los demás metales, por lo que su composición sería 75% oro puro, 20% cobre y 5% plata.

El oro rosa también se ha vuelto muy popular en joyería fina sobre todo para anillos de moda, brazales, aretes y gargantillas. Debido a su delicada estética se ha convertido en símbolo de ternura, amor y elegancia, y se le asocia con un carácter femenino y onírico.

Generalmente se combina con gemas como los diamantes, las perlas, la amatista, rubí, granate, y cuarzo y zafiro rosa con las que se obtienen piezas de excepcional belleza.

Se trata de un oro con el que se ha logrado diseños de sublime esplendor, ideales para mujeres contemporáneas de estilos diversos de vida, desde la profesional e independiente a la que le gusta llevar un toque de feminidad, hasta la mamá de elegancia natural y gustos refinados que desea toques delicados y hermosos en sus accesorios.

Anillo de oro rosa Anillo de oro rosa

 

 

Oro rojo, verde y azul

Siempre en busca de la innovación, las tendencias en joyería también avanzan sin parar y en cuestión de oro no se podían quedar atrás. Por ello, las joyas de oro elaboradas en colores más llamativos como rojo, azul y negro han tomado fuerza en los últimos tiempos.

La fórmula para conseguir cada uno de ellos en una pieza de 18 quilates es más o menos así:

Rojo: 75% oro puro + 25% cobre

Verde: 75% oro puro + 25% de plata

Azul: 75% oro puro + 25% de hierro

Sin embargo, encontrar joyas de oro con estos colores aún no es fácil y tienen la desventaja de que su aspecto no es clásico por lo que, probablemente, una joya adquirida en esta época pasará de moda en algunos años. Debido a ello, no es recomendable comprar anillos de compromiso ni argollas en estos colores.

Mientras tanto, nosotros nos quedamos con los colores más bellos: amarillo, blanco y rosa que, ya sea solos o combinados, nos ofrecen joyas de belleza clásica, ideales para conmemorar los momentos inolvidables en cada etapa de la vida, sin importar las modas pasajeras. Si tú también quieres inmortalizar una fecha especial con una joya inolvidable, sólo da click aquí.

 

Tal vez te interese: 

Recomendaciones de oro para brillar en Navidad

Gema del mes: Circón

Diferencia entre piedras preciosas y semipreciosas