Menu

Aguamarina, gema del mes

Aguamarina, gema del mes

 

Desde tiempos milenarios a las piedras preciosas y semipreciosas se les han atribuido poderes místicos y curativos, posteriormente se asociaron con los signos del Zodiaco y en 1912 las Asociación Nacional de Joyeros de Estados Unidos estableció una gema de nacimiento para cada mes del año, quedando la lista de la siguiente manera:

Enero – Granate

Febrero – Amatista

Marzo – Aguamarina

Abril – Diamante

Mayo – Esmeralda

Junio – Perla

Julio – Rubí y Cornalina

Agosto – Peridot

Septiembre – Zafiro

Octubre – Turmalina y Ópalo

Noviembre – Citrino y Topacio

Diciembre – Zirconia y Turquesa

En esta ocasión te vamos a hablar sobre la piedra del mes de marzo, la aguamarina. Esta gema, de acuerdo con el Instituto Gemológico de América, también está recomendada como uno de los mejores regalos de aniversario para el año número 19 de matrimonio (hay una gema para cada año de aniversario y te lo contaremos en otro blog).

Al igual que la esmeralda, la aguamarina es una variedad del mineral berilo. Se distingue por su color azul con ligeros toques verdes en tono pastel claro.

Su nombre deriva de las palabras latinas “aqua” que significa “agua”, y “marine” que significa “del mar”. Los antiguos marineros le atribuían el poder de calmar las olas y mantenerlos seguros en el océano, por lo que la llevaban como talismán en sus viajes para asegurar un regreso feliz.

La aguamarina es una gema de paz y alegría en las relaciones, por lo que simboliza el amor feliz. Se le asocia con la sensualidad y el romanticismo debido a que evoca a Afrodita, la diosa griega del amor, quien nació de la espuma del mar. Generalmente es obsequiada como una piedra de fidelidad y amistad.

 

¿De dónde se extrae?

De las montañas del Karakórum en Pakistán, Zambia, Mozambique, Madagascar, Vietnam y Brasil. Como dato curioso, fue en este último donde en 1910 se halló la piedra más grande de aguamarina: pesaba 110 kilos.

 

¿Qué determina el valor de una gema aguamarina?

Color

Es una de las gemas más preciadas por su color, rareza y gran belleza. En el mercado compite con el topacio azul. Las gemas más valiosas son de un azul más oscuro, con ligeros toques verdes de una intensidad moderadamente fuerte. En general, entre más puro y más intenso es el color azul, más valiosa es la piedra. Aunque algunos compradores prefieren el color natural más verdoso, la mayor parte de las gemas recibe un tratamiento térmico para darle un tono más oscuro.

Claridad

La mayoría de las gemas de aguamarina no tienen inclusiones perceptibles al ojo humano. Aunque algunas pueden contenerlas, generalmente están ausentes en la mayoría de las piedras que han pasado por un tratamiento para darles terminado.

Corte

Las aguamarinas se pueden cortar casi en cualquier forma, pero a menudo en joyería se prefieren cortes como esmeralda (es el corte más popular), redonda u ovalada. Su dureza y transparencia hacen que sea popular entre los diseñadores, artistas y escultores.

Quilates

Los cristales de aguamarina vienen en tamaños desde pequeños hasta muy grandes, algunos alcanzan incluso los 45 kilos. Sin embargo, aunque las piezas grandes son fáciles de conseguir, es difícil utilizarlas en joyería por lo que hay menos demanda de las mismas.

 

Por qué amamos a la aguamarina

Por sus hermosos cristales: crece en forma de bellos cristales prismáticos de seis caras que en raras ocasiones alcanzan más de 30 centímetros de largo.

Transparencia: las gemas tratadas son excepcionalmente transparentes con un brillo extraordinario.

División de haz de luz: con la ayuda de un utensilio especial, es posible observar que la aguamarina es casi transparente y, si se mira en diversas direcciones, se pueden apreciar hermosos reflejos de color azul.

 

También te puede interesar: 

10 gemas extraordinarias que enamoran

10 ideas creativas para dar el anillo de compromiso

Cuidados del oro