Menu

Qué características deben tener las joyas infantiles

Qué características deben tener las joyas infantiles

Una joya es un gran regalo para una niña, no sólo por lo bello del accesorio, sino por la emoción que encierra. Este tipo de obsequios, generalmente, son pensados para que duren bastante tiempo, sobre todo los que se dan a las pequeñas que han dejado de ser bebés, como aretes, anillos, pulseras o dijes.

Pero, así como en la ropa la calidad y el estilo que se elija dependen de la edad y carácter de las niñas, también al momento de elegir las joyas infantiles son factores determinantes.

 

Para las más pequeñas

Las joyas para bebés deben ser lo más sencillas que se pueda. Nada de piedras o accesorios que se desprendan o picos que se atoren en su cabello o ropa.

Muchas familias acostumbran regalar a las recién nacidas unos pequeños broqueles que usualmente son colocados en el mismo hospital. Si se desea hacer esto, se deben tomar ciertas precauciones como:

- Que los coloque un profesional.

- Que el material que se use esté esterilizado.

- Es indispensable que el metal de los broqueles sea de oro de al menos 14 quilates.

- La forma del arete tiene que ser plana o redonda pero sin salientes y sin elementos que se puedan caer.

- El broche ideal es el de estilo dormilona ya que cubre todo el “palito” del arete y evita que se lastime la parte de atrás de sus orejitas.

Si deseas ponerle una esclava al bebé cuando se un poco más grandecito se puede hacer pero es muy importante que también sea de oro y estar al pendiente de que no se lo lleve a la boca, se abra o se atore. Lo mejor es que no la use todo el tiempo, mucho menos a la hora de dormir, sino sólo en ocasiones especiales o cuando puedas tenerlo bajo tu supervisión.

Pulsera de oro amarillo

La importancia de que las joyas sean de oro radica en que éste es uno de los materiales que menos alergias provoca, es decir, no causa reacciones en el organismo delicado de un bebé. Otros materiales pueden causarle infecciones o alguna reacción alérgica.

 

Las niñas crecen

Para las pequeñas que dejan de ser bebés las restricciones son menores, sobre todo cuando ya saben que no deben llevarse las joyas a la boca o que ya no existe el riesgo de que se les atoren en la ropa o cabello. Por ejemplo, ya pueden usar pulseritas o esclavas de oro que contengan piedritas o elementos decorativos en ellos, así como dijes y aretes de diversas formas.

Por supuesto que el diseño es importante. Las niñas pequeñas aún se sienten más inclinadas por formas divertidas, de animalitos, ángeles o elementos de la naturaleza.

En Bizzarro contamos con joyas pensadas en ellas para que se sientan identificadas y puedan lucir como una verdadera princesa.

Ángel de oro amarillo Pulsera de oro amarillo

 

Si deseas regalarle una pieza con piedras, opta por las zirconias, ya que igualan los diamantes en brillo y belleza, pero son mucho más accesibles económicamente hablando. De esta forma, si las llegaran a perder, no sería tan grave como en el caso de un diamante.

 

Llega la adolescencia

Las niñas que comienzan esta etapa ya están listas para comenzar a usar joyas con un estilo más adulto. Aunque aún sienten inclinación por formas infantiles, también pueden aceptar algo menos aniñado.

Para ellas tenemos una selección especial de joyas que combinan perfectamente un estilo glamuroso con formas tiernas y divertidas. Para ver más de ellas checa este blog.

A partir de los 15 años (o antes si tú lo consideras así y el carácter de la pequeña lo indica), ya puedes comenzar a obsequiarle diamantes. En esa edad ya aprecian más el valor de una joya y le tendrán más cuidado.

También son estas joyas las que las acompañarán durante muchos años, incluso ya bien entradas en la adultez porque conservarán el recuerdo de una pieza que les obsequiaste en un momento especial o un evento importante.

Dije elefantes de oro rosa Aretes de oro blanco con diamantes

 

 

Recomendaciones generales

- Para nosotros el material ideal en las joyas infantiles es el oro, esto porque, como te mencionamos arriba, es un metal que no causa reacciones alérgicas. Algunos niños son alérgicos a metales como el níquel o artículos de bajo coste que pueden generar salpullido o decoloración en la piel. Con el oro esto no sucede.

- Además de los aretes o un dije, otro tipo de joyas como anillos, pulseras o collares, pueden no ser muy adecuados para lucir en la escuela. Lo mejor es reservar su uso para eventos especiales y entornos seguros donde el riesgo de perder las piezas sea mínimo.

- Aun en las niñas más grandes, las joyas llamativas o de gran tamaño, no están recomendadas. Es mejor optar por un estilo minimalista o discreto.