Menu

¿Qué es el fuego de un diamante?

¿Qué es el fuego de un diamante?

Alrededor de los diamantes hay muchos conceptos que un verdadero aficionado debe conocer, ejemplo de ello son las 4C (color, quilates, claridad, corte). Si aún no las conoces, puedes aprender sobre ellas en este blog o en este otro. Pero, cuando hablamos de diamantes también es imprescindible mencionar el brillo o brillantez, el centelleo y el fuego.

Hoy nos detendremos a hablar de este último para que, poco a poco, te vuelvas todo un experto de estas piedras preciosas que nos encantan y, estamos seguros, a ti también. ¡Sigue leyendo!

 

Fuego eternamente vivo

¿Qué significa el fuego en un diamante?¿Quiere decir que está literalmente en llamas? ¡Claro que no! El fuego se refiere a una multitud de colores bailando dentro de él. Piensa en un arcoíris producido por el efecto de la lluvia o del agua cuando riegas tu jardín. Algo así es el fuego del diamante. ¡El fuego es color! Un sinfín de colores que viven en el interior de tu diamante.

 

Fuego de un diamante

 

Belleza que sale a la luz

Para que el fuego se haga evidente es necesario recurrir a la luz. La mayoría de los diamantes son transparentes y la luz puede pasar a través de ellos más fácilmente que en un zafiro o un granate, por ejemplo, y es por eso que el fuego sale a la luz.

Gracias a la luz en un diamante podremos ver tres cosas: brillantez, fuego y centelleo. ¿Cuál es la diferencia entre ellos?

Brillantez: También llamada brillo es la capacidad de un diamante para devolver la luz que captura desde cualquier ángulo y hacer que parezca que proviene desde su interior.

Centelleo: Son los destellos de luz que se producen cuando un diamante se mueve debajo de una fuente de luz. Ellos le dan vida y belleza a los diamantes.

Fuego: Es la dispersión de colores en su interior cuando la luz entra en él. Una vez que la luz rebota en las paredes interiores hacia el centro del diamante, se dispara a través de la parte superior. Debido a que la luz se dobla ligeramente por los cortes del diamante, un espectro de color es visible cuando la luz sale de la parte superior de la piedra. De esta manera, cuanto mejor sea el corte, más fuego verás.

 

¿Qué causa el fuego?

Tanto el fuego como la brillantez son causados por la talla. Con el corte correcto estos dos factores pueden ser maximizados en su totalidad y hacer de un diamante una piedra preciosa realmente deslumbrante. El corte puede marcar, de verdad, la diferencia, por ejemplo, si el corte es muy profundo o muy poco profundo, la luz se escapará y no capturará el fuego. Por eso, uno de los mayores desafíos para un tallador de gemas es, precisamente, capturar el fuego.

 

Magia que fascina

El fuego es más difícil de conseguir que el brillo, pero si se logra es un hecho maravilloso lleno de magia que fascina por su increíble belleza, por lo que es una de las características que más se busca en un diamante. El fuego le da vida y una energía muy especial a nuestros diamantes.

Ahora vive la belleza del fuego de un diamante con la perfección de nuestras joyas. ¡Consíguelas aquí!