Menu

3 cosas que debes saber antes de comprar un diamante

3 cosas que debes saber antes de comprar un diamante

Cómo elegir un diamante

Actualmente se han vuelto las piedras preciosas más populares para usar en joyería fina. Comúnmente asociados con sentimientos románticos, son muy apreciados por su brillo, estilo y significado. Sin embargo, a pesar de su popularidad y su constante presencia en las joyas de quienes nos rodean -sobre todo en los anillos de compromiso-, elegir el diamante correcto es algo que, para algunas personas, puede resultar un poco abrumador.

Para que tu búsqueda no sea estresante, sino grata y satisfactoria, te dejamos 3 consideraciones básicas que debes tener en cuenta antes de adquirir esta gema.

 

1. Cómo identificar la calidad de un diamante

La calidad de esta piedra preciosa depende de las llamadas 4C que se refieren al color, corte, claridad y quilates (carat, en inglés). Antes de aventurarte a su adquisición, asegúrate de conocerlas bien para hacer una mejor compra.

Color

Los diamantes totalmente incoloros son muy raros y altamente valorados. Para representar la ausencia de color se utiliza una escala elaborada por el Gemological Institute of America (GIA) que va de la letra D a la Z.

Tip: Para obtener el mejor valor, elige un grado G-M, casi incoloro a simple vista pero más accesible en precio que el D-F.

Claridad (o pureza)

Casi todos los diamantes contienen características internas únicas llamadas inclusiones y características externas llamadas manchas. Aquellos con pocas o ninguna inclusión son muy raros y por ello más costosos. La norma internacional establece que un diamante es puro cuando, utilizando una lupa de 10 aumentos, no se observa ninguna inclusión.

Esta es la escala GIA para determinar el grado de claridad o pureza de esta piedra preciosa:

FL

IF

Internamente puro, muy raro

 

VVS1

VVS2

Inclusiones muy, muy pequeñas

VS1

VS2

Inclusiones muy pequeñas

SI1

SI2

Inclusiones pequeñas

I1

I2

I3

Inclusiones significativas (se pueden ver incluso sin lupa)


Tip: Para maximizar tu presupuesto, elige un diamante de grado VS, sin inclusiones visibles a simple vista y mucho más accesibles que los FL o VVS.

Dije de oro amarillo con diamantes

Corte

El corte es probablemente la cualidad más importante, ya que es lo que le da a la piedra su centelleo. Incluso un diamante con un color perceptible y una mala claridad, puede adquirir una belleza inmensa trabajado por un cortador experto. El corte se puede calificar como ideal, profundo o superficial.

Tip: En un diamante bien cortado la luz entra en la parte superior y la refleja como si fueran fuegos artificiales. En los que se cortan demasiado superficial o demasiado profundo, la luz no se refleja adecuadamente y los hacen ver más pequeños, más oscuros y sin vida.

Quilates (carat)

El quilate en los diamantes es una unidad de peso que equivale a 1/5 de gramo o a 100 puntos, pero su tamaño no necesariamente es proporcional a su valor. Un diamante grande con más quilates que uno pequeño, puede valer menos si su color es más oscuro y su corte no refleja los colores con la belleza necesaria.

Tip: Si deseas la mejor calidad pero tu presupuesto no es extenso, considera comprar un diamante con un buen corte, claridad SI1-SI2 y un grado de color I-J.

También toma en cuenta que entre más pequeño sea el dedo, más grande será el diamante. Un solitario de 1,5 quilates se ve mucho más grande en un dedo de tamaño 4 que en uno de tamaño 7, por lo que no siempre es necesario (ni recomendable) comprar el más grande que encuentres.

 

2. Qué tipo de diamante buscas

Una vez que conoces las cualidades que le dan una mejor calidad a los diamantes, decide qué tipo de diamante estás buscando. Existen muchas formas y cada una aporta un estilo particular.

Redondo: También conocido como brillante es el más popular por ser el que más brillo aporta. Se caracteriza por tener 58 facetas (lados) y suele ser uno de los más caros ya que se requiere una gran habilidad y mucho trabajo para tallarlo. Generalmente se usa en anillos de compromiso. Tiene la ventaja de que su forma clásica y hermosa ofrece un aspecto sofisticado que nunca pasa de moda.

Brillante

Princesa: Es un diamante cuadrado y el segundo en popularidad, sus facetas también reflejan el brillo con intensidad y tiene un aire romántico inigualable. Es ideal para personas amantes de lo clásico, de personalidad tradicional, pero que siempre están a la vanguardia.

Esmeralda o Baguette: Este corte es rectangular y tiene las esquinas recortadas. Se caracteriza por ser elegante y tener un ligero toque vintage que evoca la década de los años 20 y 30. Dos de sus bondades es que permite ver el diamante con claridad a través de sus facetas y que su forma alargada ayuda a estilizar la silueta de los dedos si se utiliza en anillos.

Oval: Si buscas la sofisticación que te da un diamante redondo pero con un toque un poco más atrevido, este corte es ideal. Su aspecto alargado le da un alto grado de elegancia, al mismo tiempo que lo hace llamativo. Usado en anillos también ayuda a estilizar la forma de los dedos.

Cojín: Conocido en inglés como Cushion Cut, es parecido al corte princesa y aporta un toque femenino y romántico con un aire vintage. También ofrece elegancia, un brillo intenso y aparenta ser más grande de lo que realmente es.

Marquesa: Su nombre proviene de la leyenda de la marquesa de Pompadour en donde se quiso inmortalizar su sonrisa con este corte. Es muy parecido al oval pero con los extremos en punta. Se caracteriza por ser elegante y llamativo.

Pera: Es una combinación de talla redonda y marquesa. Luce especialmente bien en joyas como pendientes y colgantes.

Corazón: Es el diamante romántico por excelencia y un gran símbolo de amor. Ideal para regalar el Día del Amor y en aniversarios. Es un poco difícil de tallar por lo que debes verificar que tenga una adecuada simetría.

Aparte de la forma, también considera en qué tipo de joyas deseas llevar el diamante. Por ejemplo, es importante pensar en la ocasión a celebrar o en qué eventos se utilizarán. Un anillo de compromiso o unas argollas de matrimonio son adecuados para pedir la mano de tu pareja y para llevar a cabo el tradicional ritual de una boda, mientras que una churumbela es perfecta como regalo de aniversario o para celebrar el nacimiento de un hijo. Por otro lado, si lo que buscas es una joya para lucir elegante en eventos sociales, una gargantilla, unos aretes o una pulsera, son los accesorios que complementarán cualquier outfit con glamour y sofisticación.

 

3. Cuál es tu presupuesto

La mayoría de las personas se lanza a la búsqueda de un diamante sin tener un presupuesto previamente establecido. Decide con anticipación cuánto dinero destinarás a la gema que buscas para no encontrarte en una verdadera encrucijada si encuentras una que capte tu deseo pero te obligue a romper el cochinito. La búsqueda será más fácil y te ahorrarás ansiedad innecesaria si sabes cuánto quieres gastar.

 Aretes de oro blanco con diamantes

Ahora ya conoces los principios básicos para hacer la mejor inversión cuando compres un diamante.

Si aún tienes dudas, visita tu sucursal Bizzarro más cercana donde una asesora experta te ayudará a resolver todas tus inquietudes.

Si prefieres adquirir tu diamante desde la comodidad de tu hogar, sólo da click aquí y consigue una joya de belleza extraordinaria.