Menu

Conoce la diferencia entre el oro amarillo, blanco, rosa y negro

Conoce la diferencia entre el oro amarillo, blanco, rosa y negro

¿Alguna vez te has preguntado qué hace diferente a cada uno de los colores del oro? Si es así has llegado al lugar correcto porque en esta ocasión hablaremos de cómo se obtiene cada uno de ellos. ¡Sigue leyendo!

Entre las preguntas más comunes se encuentran: ¿Son lo mismo? ¿Cómo se obtienen?

Antes que nada debes saber que el color original del oro es amarillo. Cuando el oro es naturalmente puro, es decir, no está mezclado con ningún otro mineral, presenta ese color dorado tan característico y decimos que tiene 24 quilates.

Sin embargo, en su estado puro es demasiado blando como para poder hacer joyas con él, por eso hay que mezclarlo con otros metales para darle mayor dureza y poder elaborar con él lo que se desee. Y es justo en este proceso donde también se le puede dar otra tonalidad.

Los metales con los que el oro generalmente se mezcla son el cobre, la plata, el paladio, el hierro y el níquel, y dependiendo de su combinación y de la cantidad que se agregue en de cada uno de ellos se obtendrán los diversos colores.

Veamos ahora cómo se obtiene cada uno de ellos.

Oro amarillo

Es el color más clásico y el que ha fascinado por siglos tanto a reyes y soberanos como a gente común y corriente. Como dijimos arriba, en su estado puro es demasiado blando para elaborar joyas por eso, en este caso y para mantener su color, hay dos metales con los que se mezcla: plata y cobre.

Por su gran belleza es ideal para elaborar joyería fina entre la que destacan los anillos de compromiso en combinación con diamantes y las argollas de matrimonio, ya sea en un terminado liso y sencillo o con detalles, grabados o pulidos especiales. Sin embargo, también es favorito en joyas como collares, pulseras, aretes, dijes y anillos de moda.

Entre sus atributos se encuentra el que, con los cuidados adecuados, el oro puede durar muchos años y conservar su belleza prácticamente intacta.

Anillo de oro amarillo en forma de corona Dije de oro amarillo

 

Oro blanco

Este color se obtiene mezclando oro puro con plata, paladio o níquel. El arte está en saber las cantidades adecuadas para que el oro adquiera el tono deseado. En la actualidad, a las piezas de oro blanco se les da un baño de rodio para proporcionales un brillo excepcional.

Este color cada vez adquiere mayor popularidad en joyería ya que ofrece un aspecto limpio, elegante, sobrio y de buen gusto. Se suele usar solo o en combinación con piedras preciosas como el diamante, con lo que se logra un efecto cautivador ya que los destellos de la gema se ven magnificados al reflejarse en la superficie del oro.

Por ello, cada vez más parejas lo eligen en anillos de compromiso y argollas de matrimonio. Por otro lado, tiene la ventaja de su gran versatilidad ya que es posible combinarlo con cualquier color y outfits de diversos estilos.

Anillo de compromiso de oro blanco Argolla de oro blanco

 

Oro rosa

Para obtener este color se mezcla oro puro de 24 quilates con plata y cobre que es el que aporta su color característico. La norma indica que para una pieza de 14 quilates el resultado debe contener siempre 75 gramos de oro puro y el restante estar repartido en los demás metales, por lo que su composición sería 75% oro puro, 20% cobre y 5% plata.

El oro rosa también se ha vuelto muy popular en joyería fina sobre todo para anillos de moda, brazales, aretes y gargantillas. Debido a su delicada estética se ha convertido en símbolo de ternura, amor y elegancia, y se le asocia con un carácter femenino y onírico.

Generalmente se combina con gemas como los diamantes, las perlas, la amatista, rubí, granate, y cuarzo y zafiro rosa con las que se obtienen piezas de excepcional belleza.

Se trata de un oro con el que se ha logrado diseños de sublime belleza, ideales para mujeres contemporáneas de estilos diversos de vida, desde la profesional e independiente a la que le gusta llevar un toque de feminidad hasta la mamá de elegancia natural y gustos refinados que desea toques delicados y hermosos en sus accesorios.

Anillo de oro rosa Aretes de oro rosa

 

Oro negro

Este color ha estado muy en tendencia durante los últimos tiempos. Ha tomado fuerza, sobre todo, en argollas de matrimonio a las que aporta elegancia y versatilidad. Para obtenerlo hay dos formas principales:

Aleaciones

Para lograr una aleación de oro negro, el oro amarillo se mezcla con otro metal como el cobalto, generalmente en una proporción de tres partes de oro por una de cobalto. 

Galvanoplastia

Este es el método más común para obtener el oro negro. En él, la pieza de joyería está chapada con un acabado negro, generalmente con rodio negro. Esta también es la opción más asequible, además de que le da al oro una superficie brillante y pulida. 

Ahora ya sabes cómo se obtiene cada uno de los colores del oro más populares. ¿Cuál es tu favorito?

Etiquetas: