Menu

Oro negro, el nuevo must en joyería

Oro negro, el nuevo must en joyería

Durante mucho tiempo cuando la gente decía oro negro lo que nos venía a la mente en primer lugar era “petróleo”. Ahora, sin embargo, existe en la industria de la joyería un elemento que roba las miradas y capta la atención de todos: el oro de esa tonalidad oscura. Y, definitivamente, se está volviendo cada vez más popular.

Una de las razones por las que va ganando espacio en el gusto de las personas es su aspecto único y vanguardista, así como su belleza singular que lo convierte en una opción de joyería poco convencional.

Entre sus características principales podemos mencionar la elegancia y sofisticación que, en muchas ocasiones, convierte a las joyas de oro negro en unas verdaderas obras de arte. Lo mejor es que son tan versátiles que las puedes usar tanto en looks formales como en algunos más casuales.

Pero ¿qué es el oro negro?

El color original del oro es en realidad ese tono amarillo que todo el mundo asocia con el metal precioso, pero gracias a diversas tecnologías y métodos otras variedades de oro se han vuelto populares como el oro rosa y el blanco.

En el caso del oro negro, hay dos formas principales para crearlo:

Aleaciones

Para formar una aleación de oro negro el oro se mezcla con otro metal como el cobalto, generalmente en una proporción de 3 partes de oro por 1 de cobalto.

Galvanoplastia

Este es el método más común utilizado para el oro negro. En él, la pieza de joyería está chapada con un acabado negro, generalmente con rodio negro. Esta es también la opción más asequible, además de que le da al oro una superficie brillante y pulida.

Joyas de oro negro

Debido a que el negro es un color poco común para la joyería, cualquier pieza elaborada con él inmediatamente llamará la atención. La joyería negra es elegante y audaz, y es perfecta para cualquier ocasión, pero no a todos les encantará porque es muy diferente de lo que estamos acostumbrados.

Entre sus ventajas se encuentra que combina con cualquier piedra preciosa y si deseas una pieza de un color sólido puedes elegir una gema de la misma tonalidad, como los diamantes negros o el ónix.

Por otro lado, si deseas un contraste, los diamantes incoloros van perfectos con el oro negro ya que el blanco y negro son colores neutros atemporales que se adaptan a cualquier atuendo y ocasión. Además, el oro negro tiene la magia de hacer resaltar la luminosidad de los diamantes deslumbrando a todo aquel que los admire.

Si deseas un contraste más fuerte y un toque de color, elige una piedra preciosa como amatista, zafiro o rubí. El oro negro servirá para acentuar la belleza de la piedra preciosa.

Ahora en Bizzarro también contamos con joyas de oro negro que te encantarán. ¡Búscalas y llévate la tuya!

Etiquetas: